Atención al cliente de lunes a viernes de 8 a 15 h: (+34) 958 80 05 80 · info@editorialgeu.com

Inteligencia Emocional en niños: trabaja la vergüenza

vergüenza inteligencia emocional
Editorial GEU

Editorial GEU

Aprender a gestionar la inteligencia emocional en niños, trabajando la vergüenza en los niños es un sentimiento que preocupa mucho a los padres, que, queriendo que sus hijos la superen lo antes posible, se esfuerzan por exponerlos a situaciones que los obligan a interactuar con desconocidos u otros niños, sin saber que esta, no es una muy buena forma de ayudarlos a perder la vergüenza.

Para ayudar a niños vergonzosos, primero tenemos que entender qué es la vergüenza, emoción que empieza a aparecer en los primeros 18-24 meses de vida.

Los niños muestran la vergüenza de manera verbal y no verbal, avisando cuando ciertas situaciones le hacen sentirla o gestualizando este sentimiento mediante respuestas corporales como ponerse colorado, bajar la cabeza, salir corriendo, esconderse detrás de un padre… Es importante recordar que la vergüenza no es lo mismo que la timidez, pero trabajando la timidez estaremos haciendo un avance en la inteligencia emocional del niño o la niña y podremos evitar, en parte, que se produzca la vergüenza.

¿Cómo ayudo a mis hijos a gestionar la vergüenza?

Lo primero que hay que entender es que los niños necesitan empatía por nuestra parte, entonces, reprochar la vergüenza o ponerla en evidencia no ayuda. Por eso, es bueno evitar expresiones como “¿Te ha comido la lengua el gato?”, “¿A quién habrá salido este niño tan vergonzoso?”, “¿Es que no vas a saludar a tus titos? Eso es de mala educación.”, porque lo único que vamos a conseguir con este tipo de comportamiento es hacer a los niños sentirse inseguros y vulnerables, resultando en lo opuesto que queremos conseguir.

Para ayudar a los niños a construir su inteligencia emocional de manera saludable, tenemos que ayudarlos a entender qué tipo de sentimiento es la vergüenza y por qué se sienten así, para que en un futuro puedan identificarla y usar las herramientas correctas para gestionar la situación. Los niños necesitan sentirse comprendidos, seguros y conectados, así que es muy importante asegurarles que lo que sienten es normal y no pasa nada, y que es algo que podéis superar juntos.

Consejos para trabajar la vergüenza

A continuación proponemos una serie de consejos que pueden ser muy útiles al trabajar la vergüenza en niños:

  1. Ser un buen ejemplo. Los niños son espejos de su entorno, y si ven a sus referentes adultos intentando superar cosas que a ellos también les pasan, serán más propensos a hacer lo mismo que sus modelos a seguir.
  2. Evitar las críticas, sobre todo las no constructivas. Los niños están aprendiendo todo desde cero y, como todos, necesitan mucha práctica. Criticar sus esfuerzos solo sirve para destruir su autoestima y generar inseguridades que harán que no quiera volver a intentarlo delante de nadie.
  3. Elogiar sus progresos. En vez de criticar lo que no hacen correctamente, la mejor opción es reforzar positivamente lo que hacen bien y sus esfuerzos. Esto fomenta su seguridad en sí mismos y evitará situaciones en las que sientan vergüenza.
  4. Fomentar su independencia. Cometer errores es parte esencial de todo aprendizaje, y hay que dejar que los niños los cometan. Dejar que el niño haga cosas de manera autónoma refuerza la idea de que el adulto cree en sus capacidades, haciendo que el niño se sienta más seguro de sí mismo.
  5. No hablar ni responder por el niño o la niña, incluso cuando no quiere contestar. Esto está ligado al punto anterior; hay que reforzar la idea de que un niño es una persona individual y autónoma.
  6. Estimular que haga preguntas y peticiones a terceros y elogiar cuando lo hagan.
  7. Por eso, hay que apoyar a los niños sin llegar a la sobreprotección, dejando que se enfrente a situaciones que le generan vergüenza.
  8. No forzarles a que hagan cosas que no quieren hacer, aunque esas cosas las hagan en privado sin problema.
  9. No compararlos con otros niños. Con esto, lo único que conseguimos es que el niño se sienta inadecuado e inferior en comparación con el resto.
  10. Fomentar que se relacione con otros niños desde edades muy tempranas para que se acostumbre a estar en sociedad de manera natural.

Esperamos que estos consejos te hayan ayudado a comprender un poco mejor la situación en la que puede encontrarse actualmente tu hijo o alumno. En nuestra web, encontrarás una colección completa dedicada a la gestión de la inteligencia emocional en niños de manera saludable y un cuaderno específico para trabajar la vergüenza que puedes encontrar en el siguiente enlace: cuaderno para trabajar la vergüenza.

Si tienes cualquier duda, ponte en contacto con nosotros, estaremos encantados de poder resolverlas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies