Atención al cliente de lunes a viernes de 8 a 15 h: (+34) 958 80 05 80 · info@editorialgeu.com

Trastorno del espectro autista (TEA) en niñas: cómo identificarlo

trastorno del espectro autista en niñas
Editorial GEU

Editorial GEU

En el post de hoy, hablamos de algunos rasgos de conducta que pueden ayudarte a identificar el trastorno del espectro autista (TEA) en niñas.

Normalmente y de manera equivocada, cuando hablamos del trastorno del espectro autista (TEA), pensamos en una serie de síntomas y alteraciones de la conducta que dificultan a las personas con autismo relacionarse con otros, comunicarse de manera eficiente, así como intereses peculiares y repetitivos.

Pero no siempre es así, ya que el autismo se presenta de manera muy diferente, pero se pueden llegar a apreciar algunos matices entre niños y niñas.

¿Se da menos el autismo en niñas que en niños?

Este es uno de los primeros mitos que deberíamos desmontar. Siempre se ha dicho que el TEA es mucho más común en niños que en niñas, pero esto no es cierto. La verdad es que el TEA se diagnostica más frecuentemente en niños que en niñas, pero no es porque sea más común. Las niñas, al presentar síntomas diferentes a los niños con autismo, dejan de ser diagnosticadas al presentar habilidades que los niños no presentan. Por eso, los casos “leves” de autismo en niñas pasan a menudo desapercibidos.

El hecho de que normalmente, las niñas tengan más habilidades sociales que los niños y que los instrumentos para la detección del TEA hayan sido diseñados trabajando exclusivamente en niños hace que muchas niñas y mujeres autistas pasen su vida sin ser diagnosticadas, aunque sufran distintas dificultades que el género masculino.

¿Qué diferencias presentan las niñas con TEA y cómo lo detectamos?

Por supuesto, no hablamos de normas rígidas que se cumplan en todos los casos, ya que lo ideal es analizar caso a caso, pero de una manera general, las niñas tienen un mejor desarrollo del lenguaje que los niños, pueden ser más expresivas y utilizar mucho más su lenguaje corporal.

Por otra parte, un indicador del autismo en niñas relacionado con el lenguaje puede ser el mutismo selectivo, que se trata de dejar de hablar en ciertas situaciones o con determinadas personas.

Socialización

Gracias a sus grandes habilidades de “camuflaje” o “masking”, las niñas TEA presentan mayores habilidades sociales cuando, realmente, lo que hacen es imitar a los iguales de su edad. Estos comportamientos y dinámicas los ejecutan de manera mecánica, no espontánea. Con esta máscara social intentan encajar con sus compañeros, aunque no sepan exactamente cómo hacerlo. Con este “camuflaje”, es más difícil detectar este déficit de habilidades sociales en niñas que en niños.

Además, tienden a relacionarse mejor con adultos o con niños más pequeños y su casa es su lugar de confort, por eso son más reacias a salir de esta.

Juego

A primera vista, muestran interés en muñecas y otros juegos típicos de la edad, pero pueden centrarse más en organizar o alinear el juego que en el propósito del juego en sí.

Por otro lado, muchas niñas con TEA muestran interés por la pintura y las manualidades.

Conducta

Hacen menos movimientos repetitivos que los niños o, por lo menos, son más sutiles y por tanto más difíciles de identificar. Algo muy común entre ellas es una gran sensibilidad sensorial. Son más sensibles a la luz y al ruido y les afecta mucho anímicamente.

En segundo lugar, suelen ser mucho más rígidas mentalmente y muy perfeccionistas. Al igual que ocurre en el género masculino, no reaccionan bien al cambio y tienen un proceso de adaptación más lento a estos. Y por lo general, tienen un alta intolerancia a las críticas.

Por último, como ya hemos mencionado, las niñas con TEA tienen dificultad para expresar sus sentimientos, ellas muestran más compasión y otras emociones, dificultando, una vez más, su diagnóstico.

Otras conductas

Las niñas con autismo suelen tener más fobias y problemas de salud mental. Ambientes sociales como puede ser el colegio les genera mucha ansiedad. Cuando están fuera de su ambiente de seguridad, se autocontrolan. Esto hace que lleguen a casa con un cúmulo de emociones insostenible, lo que puede provocar que se muestren más irritables e impulsivas, pudiendo tener rabietas.

Por eso es muy importante conocer estas características y saber identificar los síntomas del autismo tanto en niños como en niñas. Tras una infancia aparentemente normal, una vez llegada la adolescencia y las relaciones sociales más complejas que esta trae, las niñas adolescentes empiezan a mostrar más síntomas que antes eran difíciles de apreciar. Y en muchas ocasiones, no se las diagnostica de autismo, sino que termina diagnosticándose de otros problemas mentales que el autismo termina provocando en ellas.

Esperamos que esta información te haya sido de gran ayuda. Si necesitas encontrar materiales especiales para TEA, puedes entrar en nuestra web haciendo clic en este enlace: Educación especial

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies